Nuestra Directora Gerente Olga Sanfiel Hernández es entrevistada por Diario de Avisos

Construcciones Metálicas Cercasa

Todos los trabajos en metal que puedas imaginar...

Nuestra Directora Gerente Olga Sanfiel Hernández es entrevistada por Diario de Avisos, Olga María Sanfiel: “El buen hacer que nos enseñó mi padre nos hace ser líderes y mantenernos en el mercado”

Olga María Sanfiel es de esas mujeres que no para; activa, con garra y que desprende fuerza. No en vano asumió en 2010, junto con su hermano Manuel Ángel, la gestión de Cercasa, una empresa fundada por su padre Manuel Sanfiel en 1969 en San Benito, La Laguna. Olga entra así en un sector, el de la metalurgia, mayoritariamente masculino, pero esto no la asustó, todo lo contario. Admite en este entrevista a DIARIO DE AVISOS que, al principio, le costó “muchas lágrimas”, pero que, afortunadamente, “las cosas han cambiado y ahora nadie se sorprende de ver a una mujer al frente de la empresa”. La principal meta de Olga no es otra que continuar con el “historial intachable” y “buen hacer” de su padre, lo que ha conseguido con creces, ya que Cercasa es ahora líder en el sector de la metalurgia en la Isla.

-¿Cómo nace Cercasa?

“La empresa la crea mi padre en 1969, en San Benito, La Laguna, así que somos una empresa familiar 100% canaria. Mi hermano Manuel y yo somos segunda generación. Él lleva lo que es toda la parte de producción y yo la dirección. Mi padre monta esta empresa porque estaba dedicado a la fabricación con el metal. Adoraba el metal. Es cierto que en la época en la que estamos hablando era todo mucho más artesanal y ahora se ha ido industrializando todo un poco más, pero él disfrutaba con el trabajo en metal. Desde entonces, se ha ido manteniendo. Es obvio que la empresa ha pasado por muchas facetas y muchas crisis, pero siempre mi padre supo mantenerse a pesar de la competencia y de la economía sumergida. Una de las razones por las que mi hermano y yo estamos aquí [al frente de la empresa] es, precisamente, por el buen hacer de mi padre. No hablo del producto final, sino del valor añadido y de la responsabilidad. Creo que esto es lo que ha mantenido durante todos estos años a Cercasa viva”.

Olga Sanfiel Hernández

-¿Cuándo coge usted y su hermano el testigo de Cercasa?

“Pues mire fue en el año 2010, justo en plena crisis económica. Me tocó tomar muchas decisiones muy duras y dolorosas, pero bueno, poco a poco, gracias a la buena relación que teníamos con nuestros empleados y clientes, conseguimos mantenernos y salir adelante. Estoy convencida, además, de que ese buen hacer nos mantuvo y dio confianza a los clientes”.

-¿Cómo fue su entrada en un sector tan masculino como la metalurgia?

“Bueno, complicado. Muy duro, no le voy a mentir. La construcción es muy masculina, pero hay mucha arquitecta, aparejadora, topógrafa… pero en la siderometalurgia, no. Me costó muchas lágrimas porque la gente no entendía que yo dirigiera la empresa. Venían y preguntaban por mi padre o mi hermano. Buscaban un hombre, al dueño de la empresa, pero cuando les decía que era yo, no lo entendían. Es verdad que, afortunadamente, esto ha cambiado, me he ido posicionando y ahora nadie se sorprende. Si le digo la verdad, al principio, como mujer que soy, me revelaba, pero después entendí que muchas de esas personas que pedían hablar con un hombre también eran de otra generación, así que les ponía a mi hermano delante para que se quedaran tranquilos y, al final, hacía lo que yo quería. Y mire, tan mal no lo he hecho: hemos mantenido San Benito en épocas muy duras y abrimos también en el Poligono Industrial de Güímar y tengo un magnifico equipo de profesionales con el que hemos ido creciendo y adaptándonos a los nuevos tiempos. Ya no somos la pequeña cerrajería que montó mi padre, sino que hemos ido creciendo”.

-Y llega lo impensable: un virus que provoca un confinamiento de la población.

“Exacto. Todos nos quedamos pegados a la silla, pero mire, en aquellos primeros 15 días de confinamiento me sirvieron para poner orden, es decir, la situación es otra, las mascarillas y las mamparas han venido para quedarse y tenemos que adaptarnos, así que empecé a ir más allá. ¿Qué puedo hacer yo desde aquí para que la empresa evolucione? Pues tantas vueltas le dí que, en pleno confinamiento, consigo sacar un contrato de una patente importante portuguesa llamada Modiko que se dedica a la construcción en seco. Y le digo: la construcción en seco viene para quedarse. Se lleva haciendo años en Europa”.

-¿A qué se refiere cuando habla de construcción en seco?

“A ver, le explico. Lo que viene a eliminar es el antiguo sistema constructivo como es el bloque de hormigón que si bien no va a desaparecer del todo si será una opción más, no la única. Además, aunque nosotros como únicos representantes de la patente en Canarias seamos los supervisores, este sistema da pie a la participación de muchos subsectores en la construcción de la vivienda”.

-¿Y qué papel juega la metalurgia en este sistema constructivo?

“Pues muy sencillo: Toda la vivienda es de metal y es modular. Se construye la estructura en fábrica y después se monta como si fuera un mecano. Esto evita humedades grietas y hace que la vivienda sea más eficiente, segura y, además, si en un momento determinado quiere ampliar una habitación se hace eliminando los módulos. No hay grúas y su montaje es limpio. No hay cemento, áridos u hormigón. Todo su interior es recicable. La vivienda, una vez recibidos los módulos, se levanta en 15 ó 20 días. El interior es todo atornillado. No hay soldadura de ningún tipo. Sólo la base es de hormigón porque la estructura metálica necesita estabilidad, pero el resto es todo metálico. Esto es el futuro y es lo que se está haciendo ya en toda Europa. Además, usted ve una vivienda de este tipo y la compara con una de construcción habitual y no tiene nada que enviar”.

-¿Los permisos y certificados son válidos?

“Todos. Tiene las mismas certificaciones y normativas que una construcción habitual. De un arquitecto, ingeniero… Es todo igual que cuando se realiza una construcción al uso, lo que pasa es que elimina el bloque y lo sustituyes por un panel y ganas en calidad. Esto no es autoconstrucción. No puede montar la vivienda cualquiera porque este sistema está patentado y, nosotros, en Canarias tenemos la representación y somos los que damos la cara”.

-¿Y se están adaptando los arquitectos a este nuevo sistema?

“Pues sí. Mire a los arquitectos les encanta investigar y, si le digo la verdad, la respuesta que estoy obteniendo es muy buena. Y le digo otra cosa éste es un sistema que elimina los ya que tan conocidos durante la construcción de una vivienda. Antes de enviar a fábrica el proyecto de la vivienda nos sentamos con los propietarios y todo el equipo para conocer, cambiar, y ultimar lo que se va a hacer y una vez que se decide, después se monta. En los procesos de llave en mano como es éste en unos 6 meses está finalizado. Le hablo de la vivienda, no del exterior, es decir si quiere jardín o piscina, pero lo que es la vivienda de unos 100 metros cuadrados en seis meses está entregada”.

–¿Hay interés por este nuevo sistema?

“Aunque en Europa lleva mucho tiempo, aquí es pronto. Es cierto que mucha gente prefiere lo malo conocido que lo bueno por conocer, pero esto es el futuro. Además son viviendas que puedes trasladar a otro sitio. Otra cosa es que económicamente no sea viable, pero que se puede hacer se puede hacer”.

-Al margen de la construcción en seco ¿qué diferencia a Cercasa de otras empresas?

“Quizás el valor añadido que damos a todos nuestros productos influye a la hora de que un cliente se decida por nosotros, pero es que, además de la cerrajería, nosotros somos especialistas en la fabricación de escaleras. Mire, hacer una escalera no es fácil porque lleva un proceso de pensamiento muy complicado y mucha mano de obra. Hacer una escalera sencilla para subir a una azotea es fácil, pero es que somos líderes en la realización de escaleras de diseño. Una buena escalera puede adornar la vivienda y no necesita nada más. Hay maravillas y hemos hecho preciosidades. Y con esto nos diferenciamos de la competencia. Pero, además, hay un trabajo y una ilusión muy grande. Son operarios que utilizan sus manos”.

-¿Le cuesta encontrar personal formado para este sector?

“Pues sí. Muchísimo. A mi me viene mucha gente diciéndome que saben soldar y que saben del metal y no basta con eso. Es cierto también que es un oficio y que en los últimos años ya vienen de la Formación Profesional, pero lo que tienen que tener claro es que tienen que estar en continuo aprendizaje. Nunca se van a encontrar con algo repetido porque se encuentran con distintas medidas. Es muy raro que trabajemos en serie y ya eso es un aprendizaje. Nos cuesta y siempre necesitamos gente, pero le digo una cosa: no todo es la formación sino la actitud, porque de nada me sirve que esté bien formado si no tiene una buena actitud. Encontrar en este sector un buen profesional me cuesta muchísimo, pero una cosa es cierta: todos los buenos están trabajando”.

-¿Y mujeres? ¿Pocas no?

“Mire en este sector influye mucho la fuerza y por mucho que queramos igualarnos en eso no podemos. Si que puede haber una mujer con más fuerza que un hombre u hombres muy flojos. Pero en la empresa somos muchas mujeres en lo que es la parte administrativa”.

-Sabe que las empresas familiares no llegan a tercera generación.

“Si, lo sé. Mis hijos no están por la labor. Me haría ilusión que continuaran en la empresa, pero si no, pues nada. Lo que no voy a hacer es obligarlos. Tengo el buen hacer de mi padre y todo lo que me enseñó, pero si se acaba en nosotros, pues nada”.

Fuente: Diario de Avisos