El acero inoxidable en la construcción

 

El acero inoxidable está ganando una enorme popularidad en campos tan dispares como la construcción, la medicina, la industria automovilística o la restauración. Esto se debe a sus múltiples propiedades y beneficios, tales como la resistencia a la corrosión, flexibilidad y durabilidad.

El uso del acero inoxidable en la construcción ha revolucionado el sector, convirtiéndose en un elemento fundamental en la edificación, aplicándose en diferentes estructuras, tales como vigas, pilares, barras, techos, revetimientos…

En cualquier ciudad se pueden observar edificios con fachadas de acero inoxidable, dotándolos de una bella apariencia al mismo tiempo que fortalece la estabilidad estructural del edificio. Los edificios más emblemáticos del mundo han utilizado el acero inoxidable en la construcción con resultados sorprendentes. Así mismo, los elementos estructurales de acero inoxidable que no vemos son tan relevantes como los acabados decorativos del exterior.

¿Pero qué es el acero inoxidable?

El acero inoxidable es una aleación de hierro, cromo y carbono, aunque en ocasiones se complementa con otros elementos, fundamentalmente el níquel y/o el molibdeno que incrementan su resistencia a la corrosión.

La aleación con el cromo hace que el acero se convierta en inoxidable y anticorrosivo, de manera que para que el acero sea inoxidable debe tener al menos un 10,5% de cromo.

De hecho, el acero inoxidable se clasifica en función de la cantidad de cromo de la aleación que lo compone.

 

el acero inoxidable en la construcción

Propiedades y beneficios del acero inoxidable en la construcción

Las estructuras y productos de acero inoxidable son enormemente atractivos con múltiples posibilidades dada su resistencia a la corrosión, el poco mantenimiento que requieren, la resistencia a la sismicidad y, sobre todo, que es fácil de fabricar y reciclar.

El acero inoxidable en la construcción es perfecto para ser utilizado en entornos difíciles como en edificaciones de áreas costeras, en zonas sometidas a temperaturas extremas.

 

  • Alta Resistencia a la corrosión y la oxidación, a las altas temperaturas y a la humedad
  • Durabilidad que puede superar los 60 años frente al acero tradicional que empieza a deteriorarse a los 15 años
  • Dureza ante agentes abrasivos. No se raya
  • Dúctil a la deformación para darle el acabado deseado sin romperse
  • Sostenible por su facilidad para reciclarse una y otra vez
  • Tenacidad y resistencia a los golpes antes de romperse
  • Higiénico y biológicamente neutro ya que su composición evita que se adhieran bacterias o polvo a su superficie. Fácil limpieza
  • Estética con infinitas posibilidades de acabado

 

Barandas y barandillas, acero inoxidable en la construcción

Aplicaciones del acero inoxidable en la construcción

Son muchas las aplicaciones del acero inoxidable en la construcción desde:

  • Infraestructuras con componentes de carga en puentes y carreteras, elementos de mobiliario urbano en barreras y pasamanos…
  • Edificios con componentes estructurales de acero inoxidable para soportar balcones, muros de vidrio…
  • Piscinas con revestimientos, escaleras, barandillas…
  • Acabados superficiales que realzan estéticamente edificaciones y estructuras, tales como cubiertas, fachadas, revestimientos…
  • Estructuras industriales que sean resistentes a impactos y explosiones en industrias químicas, farmacéuticas, térmicas o nucleares…

 

Construcciones Metálicas Cercasa, empresa líder en Canarias

SOLICITAR INFORMACIÓN